martes, 24 de noviembre de 2015

Embarcaderos de Cofrentes - Castillo de Chirel

Castillo de Chirel
Fecha: 22/11/15
Tipo de ruta: Lineal, ida y vuelta
Lugar de inicio: Cofrentes, Valle de Ayora-Cofrentes
Hora de inicio: 7 h 29 min
Duración: 4 h 8 min
Distancia: 12.46 Km
Dificultad: Media
Altura mínima: 302 m
Altura máxima: 627 m
Indice IBP: 64
Calificación (1-10): 8
Recorrido: Embarcaderos de Cofrentes – Mirador 1 – Mirador 2 – Castillo de Chirel – Mirador 3 – Castillo de Chirel – Mirador 2 – Mirador 1 – Embarcaderos de Cofrentes.


Como llegar:
Salimos de Algemesí con dirección a Alginet, por la CV-525, justo antes de entrar en esta ultima población tomaremos la A-7, Autovía del Mediterráneo, con dirección a Valencia, una vez rebasado el establecimiento penitenciario de Picasent nos desviaremos por nuestra derecha por la circunvalación con dirección Madrid-Barcelona, continuando por la A-7, poco después nos desviaremos por la A-3, Autovía del Este, con dirección a Madrid, seguiremos por la A-3 y pasaremos las poblaciones de Cheste, Chiva, y Siete Aguas, para al llegar a la altura de la población de Requena en donde tomaremos la salida nº 291, por la N-III, bordeando la población hasta llegar a una rotonda en donde nos desviaremos por nuestra izquierda por la N-322, hacia el Pontón. Una vez hayamos pasado el Pontón nos desviaremos por nuestra izquierda por la N-330, pasaremos por la Portera, los Pedrones y Los Herreros para sin abandonar la N-330, llegar a la población de Cofrentes. Dejamos la N-330 por la entrada a Cofrentes (norte) y justo antes de entrar cruzar el puente a la entrada de la población veremos a nuestra izquierda un camino asfaltado con las indicaciones de Ruta Fluvial. Seguimos este camino, pasaremos junto al Área recreativa del Campo del Cura, y posteriormente hasta el Embalse de Embarcaderos, que es unos de los parajes de la localidad de Cofrentes más frecuentado por las personas aficionadas a la pesca, y que también sera el lugar elegido por nosotros para el inicio de nuestra ruta de hoy.

Descripción de la ruta:
Cofrentes, con una población de unos 980 habitantes, pertenece al Valle de Ayora-Cofrentes, en el sureste de la provincia de Valencia y limita con los municipios Cortes de Pallás, Jalance, Requena y Balsa de Ves. Se trata de un municipio muy montañoso con picos de 500 y 800 m, como el de la Muela (550 m), la Hoya (730 m), Repunta (678 m), Ahorcado (667 m), Borregueros (791 m) o el Alto del Morrón (853 m). En cuanto a hidrografía destaca el río Cabriel y el río Júcar, que confluyen a los pies del núcleo urbano de Cofrentes. Además de por el interés ecológico de la zona, geológicamente el municipio también es de gran interés por la existencia de formaciones kársticas y de fenómenos volcánicos. En este sentido destaca el Cerro de Agrás (527 m).
Este sendero lineal de 4,5 km de longitud nos llevará a visitar el Castillo de Chirel, de gran importancia al encontrarse en la frontera entre los reinos musulmanes del sur y los reinos cristianos de Aragón y de Castilla.
Esta zona, fronteriza entre los reinos árabes y las coronas de Castilla y Aragón, cambió constantemente de manos durante el siglo XIII. Conquistada por Jaime I, la cedió a Castilla, que efectuó la repoblación. En el año 1304 toda la comarca retornó a la corona de Aragón.
El patrimonio ambiental también esta presente al recorrer el bosque de ribera, y que alberga una muy variada diversidad de aves y mamíferos. 
Parte del embalse
Iniciamos la ruta siguiendo las marcas de PR-CV 382, desde el embalse de Embarcaderos se toma una pista que comienza a nuestra izquierda junto a un pequeño puente sobre el que hemos pasado a nuestra llegada al aparcamiento. En un centenar de metros dejamos esta pista que continua recto en una primera bifurcación, siguiendo por nuestra izquierda por una pista de forma ascendente, después de unos 500 metros en una curva veremos a nuestra derecha que nace una senda en la que veremos señales blancas y amarillas pintadas, y que sera por donde continuaremos dejando la pista a nuestra izquierda. Por esta senda llegaremos a alcanzar el cruce con la pista asfaltada va de Cofrentes a Cortes de Pallás, continuaremos por ella por nuestra derecha en descenso. Después de recorrer este tramo de carretera asfaltada llegaremos a un desvío a nuestra derecha que veremos señalizado, si continuamos por la carretera asfaltada nos dirigiremos a Cortes de Pallás y nosotros continuamos por nuestra derecha con dirección al Castillo de Chirel, nada mas tomas este desvío hay una bifurcación de pistas, debemos continuar por nuestra izquierda siempre siguiendo las señales blancas y amarillas. 
Senda escalonada
Llegamos hasta el punto junto al panel de información de la ruta Cueva Hermosa-Chirel, en donde encontraremos una somera información sobre el castillo de Chirel, y es el lugar donde comienza una senda escalonada, comenzamos a subir sin muchas dificultades, encontrando algunas marcas blancas y amarillas del sendero señalizado. La senda la encontraremos bien definida y queda trazada en ascensión paulatina a media ladera, atravesando la vegetación de monte bajo, lo que nos permite obtener buenas vistas conforme avanzamos. Pronto llegaremos aun primer mirador en donde nos detenemos a disfrutar de la magnificas vistas, para enseguida seguir nuestra ruta. 
La primera ladera que superamos nos deja ver las primeras vistas del castillo, al que ya no dejaremos de contemplar durante toda la subida.
Constantes y embriagadoras vistas se van sucediendo en la subida al castillo. A nuestra izquierda aparece parte del embalse de Cortes, preludio de lo que nos espera en la parte alta junto al castillo. Un poco antes de llegar al castillo nos detenemos de nuevo en un segundo mirador desde donde las vistas son cada vez mas interesantes. Continuamos de nuevo con nuestra ruta, la última parte de la senda es un poco más inclinada y acaba en la misma puerta del castillo.
La caída vertical de las paredes desde el castillo hasta el cauce del río, es sobrecogedora y a la vez de una estética abrumadora.
El castillo de Chirel se encuentra en la pequeña muela del Cinto del Castillo, monte peñascoso flanqueado por las gargantas del río Júcar, en el término municipal de Cortes de Pallás, en la comarca de Vall d'Aiora de la provincia de Valencia. Aunque en el término municipal de Cortes de Pallás se han encontrado restos iberos y romanos, su origen es islámico. Desde allí podemos apreciar el Alto del Francho como un saliente a modo de proa de un inmenso barco. Desde allí podemos apreciar el Alto del Francho como un saliente a modo de proa de un inmenso barco.
El acceso al castillo era complejo ya que se debía salvar un paso elevado de aproximadamente un metro de profundidad. Todo este sistema defensivo se alza en la pared norte. En el lado este se abre un foso defensivo. La superficie que ocupa el recinto es triangular y se accede a él a través de un bello arco que en su parte exterior era apuntado, pero en la parte interior era de medio punto, y que daba a un vestíbulo que en un lateral conectaba con el pasillo existente entre la doble muralla. Corona este arco el escudo de la familia del barón de Cortes de Pallás a quien perteneció la fortaleza. Entramos y comenzamos caminando por un pasillo y llegamos a un mirador natural sobre el río Jucar. La caída vertical de las paredes desde el castillo hasta el cauce del río, es sobrecogedora y a la vez de una estética abrumadora. 
Vistas al río
Desde aquí vemos algunas cabras que no nos dan tiempo ni a fotografiarlas. 
Este tipo de entrada se repite para acceder a la torre de vigilancia. El castillo tenía una finalidad defensiva, lo cual queda de manifiesto tanto en la técnica constructiva como en elementos tales como saeteras, pretiles y aspilleras, o la existencia de uno de sus lados de un foso. Además existen dos torreones en los extremos oriental y occidental que completaban la defensa del recinto. Uno de ellos tiene planta trapezoidal y varios niveles de altura, aunque en la actualidad está derruido por dentro. El otro era de planta cuadrada y posee aún dos niveles, el primero conserva todavía su bóveda de cañón fabricada siguiendo la técnica del ladrillo a rosca, mientras que el segundo nivel ha perdido la techumbre. Pese a la ruina, todavía se observa el doble recinto amurallado, el aljibe y la torre mayor.
Dado que el castillo tuvo su importancia durante la revuelta de Al-Azraq, puede afirmarse que su origen es árabe, siendo posteriormente mejorado con la llegada de los cristianos a la zona. Se le menciona en 1349 en una orden sobre el abastecimiento de alimentos a ciertas fortalezas. Por las técnicas constructivas y los materiales empleados para la edificación del mismo, tales como sillares en las puertas de entrada o escudos y dovelas, se puede considerar plausible que durante el siglo XV se llevaran a cabo las primeras reconstrucciones del castillo de Chirel.
La historia de la zona, en la que se vivió la persistencia de los moriscos a residir en ella, tanto tras la conquista como tras la orden de su expulsión en 1609, dio lugar a conflictos armados tanto contra las tropas reales, como con los pobladores cristianos que se veían acosados y amenazados por los moriscos, lo cual repercutía negativamente en el comercio existente en ese momento en la zona. Pese a ello las tropas gubernamentales utilizaron el castillo como centro de las operaciones en las acciones contra las guerrillas de los moriscos sublevados en la Muela de Cortes, cosa que permitió dar por finalizado el conflicto en menos de un año. El final del conflicto provocó el inicio de la decadencia del castillo (como también le sucedió a otros castillos cercanos), al perder importancia su ubicación, lo que junto a la escasez de población en ese territorio llevó a su abandono y con ello a su ruina.
A finales del siglo XIX la baronía fue consiguiendo la escisión del título en hasta cuatro más: la de Cortes de Pallás, la del Castillo de Chirel, la de Bugete y la de Ruaya, caso probablemente único en la historia de la nobiliaria española. Perteneció al barón de Cortes de Pallás. Después de atravesarlo por su interior salimos por la parte opuesta y nos acercamos en unos 200 metros a un nuevo mirador natural, desde donde regresamos al castillo par al almorzar al abrigo de sus muros.
Después del almuerzo comenzamos nuestro regreso, que lo haremos desandando el camino de ida hasta llegar al punto de partida en el paraje de Embarcaderos, lugar desde donde comenzamos nuestra ruta de hoy.
Gracias por la ayuda en la descrpcion de la ruta a www.valenciaterraimar.org y a www.castillosnet.org



 

1 comentario:

  1. ¡Hola Pepelik! Mira que tengo ese castillo pendiente desde hace tiempo. Se ve tan imponente y con esas vistas del río que llama mucho la atención. Algún día nos tendremos que decidir. Tú ya has disfrutado del recorrido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar