domingo, 25 de agosto de 2013

Chulilla - Los Calderones - Pinturas rupestres

Fecha: 25/8/13
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Chulilla, Los Serranos, Valencia
Hora de inicio: 7 h 59 min
Duración: 4 h 14 min
Distancia: 14.48 Km
Dificultad: Media
Altura mínima: 126 m
Altura máxima: 623 m
Calificación (1-10): 9
Recorrido: Chulilla – Río Turia – Puente colgante 1º – Puente colgante 2º – Estación de Aforos – Pasarela fija – Cabecera de la presa – Barranco de Vallfigueras – Pinturas Rupestres – Cruce desvío al Frailecico – Río Turia – Chulilla.



Como llegar:
Salimos de Algemesí con dirección a Alginet, por la CV-525, justo antes de entrar en esta ultima población tomaremos la A-7, Autovía del Mediterráneo, con dirección a Valencia, en la A-7 y después de pasar el establecimiento penitenciario de Picasent, nos desviaremos por la circunvalación con dirección Madrid-Barcelona, continuaremos por la misma A-7, una vez hayamos pasado la población de La Cañada, nos desviaremos a nuestra izquierda por la CV-35, Autovía de Ademuz, con dirección a San Antonio de Benagéber, después pasaremos las poblaciones de La Pobla de Vallbona y Lliria y Casinos, sin abandonar la CV-35, llegaremos a las población de Losa del Obispo. A la altura de esta población abandonaremos la CV-35 por nuestra derecha, cruzaremos la la población de Losa del Obispo por la calle La Paz, saliendo por la carretera CV- 394. Esta carretera sin abandonarla nos levará la población de Chulilla. A la entrada de la población veremos una zona de aparcamiento a nuestra derecha, en donde aparcaremos nuestro coche y daremos comienzo a nuestra ruta de hoy.

Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta transcurre por las cercanías de Chulilla.
El Paraje Natural Municipal 'Los Calderones' se localiza en el término municipal de Chulilla, en la provincia de Valencia, comarca de Los Serranos, situándose al oeste del término municipal, en la confluencia con los términos de Loriguilla y Sot de Chera. El Paraje Natural Municipal Los Calderones está formado por las Hoces del río Turia y montañas adyacentes, desde el pie de presa del Pantano de Loriguilla y el barranco de Vallfiguera. El río Turia, al introducirse en Chulilla, ha creado una profunda garganta de paredes verticales que atraviesa la roca caliza y constituye un espectacular cañón, que puede ser considerado uno de los rincones más bellos de la Comunidad Valenciana. Dentro del paraje deben destacarse dos enclaves característicos: 'Los Calderones' y 'El Charco Azul'.
Este sendero puede convertirse en uno de los mas espectaculares de la provincia de Valencia. Se trata del antiguo sendero que usaban los obreros de la presa de Loriguilla y recorre el impresionante cañón que forma el Turia a su paso, de hasta solo 10 metros de ancho y asistido por dos pintorescos puentes colgantes del modelo tipo Andes de 25 y 35 metros de longitud y de 1 metro de ancho.. Los puentes conectan el centro urbano de Chulilla con "Los Calderones" y la zona de la "Presa del Pantano".
El pueblo de Chulilla, se ubica en la falda de un alto promontorio, dominado por el castillo árabe que conserva torreones y murallas del lado de la población, ya que por la parte que da al río existe un impresionante cañón que lo hace inexpugnable por lo que, en ese lado, carece de construcciones defensivas.
Esta ruta es la combinación de dos senderos (sendero de los Puentes Calderones, y sendero PR-CV 77 Pinturas Rupestres).
Hay que comenzar a caminar por la carretera por la que hemos llegado, en dirección Losa, para una vez pasado el albergue,desviarnos siguiendo las indicaciones de un poste indicativo, que nos dirige hacia el “Embalse de Loriguilla-Los Calderones”, y un corto y suave descenso, nos deja al borde del cañón del Turia en un primer mirador desde el que se tiene una preciosa vista del río y del Charco Azul. Pasamos junto a un segundo mirador tan espectacular como el anterior.
Fotografía
Cañón del Turia
Seguimos río arriba por la cornisa en suave descenso, llegamos al paraje natural 'Los Calderones' recibe su nombre del lugar característico situado donde se une, el Barranco de la Cava procedente del término de Losa del Obispo, con el Turia, justo donde cambia bruscamente de dirección, formando una gran hoz. cruzamos el cauce del barranco, y el sendero nos conduce hasta un primer puente colgante, el puente más próximo a la población (el de 25 metros de longitud) sirve para cruzar el río Turia de la margen izquierda a la derecha a una altura de unos 20-25 metros del nivel del agua. Este se ha instalado en la misma ubicación que el antiguo puente colgante que se construyó para que los aldeanos de Chulilla que trabajaban en la construcción de la presa del pantano de Loriguilla, pudiesen desplazarse hasta su lugar de trabajo. El antiguo puente fue derruido por una crecida del río Turia durante la construcción de la presa. Así se ha podido aprovechar las escaleras de piedra que se picaron en su día en la roca del acantilado, para poder acceder hasta la cañón del río. La particularidad de este puente es que esta construido con diferente cota en un estribo que en el otro, o sea que es un puente en pendiente. Después de cruzar el puente colgante pronto, y un poco más adelante, vemos el siguiente. Están en un punto estratégico y la vista del cañón, tanto río arriba, como río abajo, es espectacular.
1º Puente
Continuamos hasta un segundo puente, ya ubicado en la parte baja del cañón, ha sido anclado directamente sobre las paredes verticales del cañón por lo que se ha tenido que realizar unas escaleras de acceso. Este segundo puente vuelve a cruzar el Turia para poder acceder a la margen derecha, pero esta vez ya dentro del paraje natural de los Calderones.
En este caso por falta de información no se ha ubicado o no se sabe si se ha ubicado en la misma zona que estaba el antiguo cruce del río.
2º Puente
Una vez lo cruzamos, el sendero continúa por la ribera, entre cañas y junto a los cinglos y encontramos la tercera pasarela, no colgante, sino fijada al suelo, y que sirve de acceso a vías de escalada; no tiene continuidad, y si se cruza, hay que volver a este punto. Hasta la cabecera de la presa, el sendero discurre sin problemas, se abre el cañón, llegamos a una caseta, de donde parte otro puente, de uso no público; se trata de una estación de aforos, y continuamos por camino ancho, salimos a carretera asfaltada. Continuamos por nuestra izquierda, cruzamos un puente y, seguimos ascendiendo por la carretera asfaltada. Llegando a las instalaciones de la presa, hay que desviarse sin llegar a la presa, en donde veremos la indicación de Edificio administración, por una pista que sube por nuestra derecha hacia Las Casas de Medién y el Llano del Cubo. En mi caso me he acercado hasta la presa para regresar y continuar por el camino citado anteriormente. Poco después al llegar a una curva hay que desviarse por el camino de nuestra izquierda y que va a Sot de Chera, está señalizado, con postes y pintura amarilla/blanca. A partir de aquí el camino se hace algo monótono, y poco después encontramos una bifurcación señalizada; recto, indica al Pico Ropé, seguimos por nuestra izquierda, hacia “Pinturas Rupestres. Chulilla”, poco después encontraremos una nueva bifurcación en donde continuaremos por nuestra izquierda siguiendo las señales blancas y amarillas del PR-CV 77, aún seguimos subiendo hasta alcanzar los 489 metros de altura, la cota más alta de la ruta. Descendemos, durante unos 20 minutos, hasta un punto en que la pista forma una curva cerrada a izquierda (a derecha, se abre otro carril), y justo antes de entrar en la curva, deberemos estar atentos para seguir una senda a la izquierda, señalada con una fita, comienza la cabecera del Barranco de Vallfigueras (o de las pinturas rupestres).En mi caso me pase unos 200 metros y tuve que regresar.
Entramos así en el Barranco de Vallfigueras, salvando al principio unos “escalones” rocosos, después, en llano por dentro de su cauce. Hay que circular por el cauce del barranco(muy bien señalizado),hasta un desvío que sube a nuestra izquierda por la ladera. A la derecha, hacia las pinturas rupestres y a la izquierda, el sendero continua hacia Chulilla. Continuamos por nuestra derecha y llegaremos a las Pinturas rupestres. A finales de 1998, se produce un hallazgo destacado y de gran significado histórico: la aparición de un conjunto de pinturas rupestres en el Barranco de Vallfigueras.
Pinturas rupestres
Tras una primera observación el friso se reveló como un hallazgo de extraordinario interés por el aspecto y cantidad de las representaciones pictóricas. Las figuras representadas son unas de carácter zoomórfico (las figuras de un cáprido y un bóvido son claramente identificables) y otras antropomórficas (figuras humanas) en diferentes grupos y posturas. Encontraremos figuras humanas, arqueros aislados, caza, danza, grupos de animales, animales aislados, barras, puntos y trazos, motivos indeterminados. El estilo podría corresponder en una primera apreciación al denominado arte rupestre levantino con una cronología que se dataría en el período epipaleolítico que aunque contemporánea del neolítico de los llanos litorales, todavía no muestra escenas agrícolas o pastoriles y se extiende desde algo después del 3.500 al 2000 a.C. A pesar de las breves e incompletas descripciones de las escenas de este conjunto rupestre, nos hemos podido formar una idea de la clase de representaciones que vinieron ocupando la atención y el interés de aquellos pintores de la Vallfigueras. Deberemos suponer que las escenas pintadas estuvieron relacionadas con los ritos de una población cazadora. En estos recintos o abrigos-santuarios se llevarían a cabo diversas ceremonias, con la finalidad de venerar a ciertos espíritus y reactivar periódicamente la fuerza creadora de las pinturas a las que estarían vinculados los animales cazados, de lo que dependía, en definitiva, su propia subsistencia. Regresaremos al último desvío en donde abandonamos el PR, retomándolo ahora por nuestra derecha.
Existen innumerables anécdotas sobre estos lugares que hemos recorrido, y que en tiempos pasados eran punto de paso obligado para los madereros que portaban los troncos talados, y que utilizaban las aguas del río para llevar la madera desde Moya y los montes de Castilla, hacia la ciudad de Valencia.
Debido a la estrechez del río, y la no existencia de embalses y el superior caudal que por entonces traía el río Turia dificultaba la tarea de los madereros, siendo muy frecuente que los troncos se entrecruzasen. En este punto existía un salto de agua que obligaba a que algunos hombres se descolgasen para eliminar las barreras que se formaban, asumiendo un gran riesgo. Tarea, esta bastante complicada y en la que muchos hombres perdieron la vida, por lo cual se construyo una pequeña ermita en la parte izquierda del río. Pasaremos el desvío que por nuestra derecha llega hasta el Frailecico, continuamos pues por neustar izquierda hasta aparecer en la parte del pueblo que un puente cruza cruza el río. Llegamos al puente sobre el río, y subimos la empinada cuesta, por calles estrechas, hasta llegar a la plaza. Desde la plaza, seguimos por nuestra izquierda unos 400 metros más para llegar a los coches, en donde daremos por terminada esta preciosa ruta, por una zona realmente espectacular.
Gracias por la ayuda en la descripción de la ruta a www.collacalderona.com
Hasta pronto.

Track



2 comentarios:

  1. ¡Hola Pepelik! Esta ruta que tan bien describes nos quedó pendiente antes del verano. Seguramente, no tardaremos mucho en realizarlo, contando ahora con tu estupenda descripción delvrecorrido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Emilio, no os arrepentireis de realizar este recorrido. La primera parte hasta la presa es espectacular, desde la presa hasta el comienzo del Barranco de Vallfigueras, pista algo monótona, algo aliviada con las estupendas vista del pantano de Loriguilla. Y desde aqui hasta el final la senda vuelve a recuperar nuestro interés, hasta llegar al población de Chulilla.
    Espero que os guste. Un saludo y hasta siempre.

    ResponderEliminar