lunes, 25 de junio de 2012

PR-CV 124.2 Sinarcas-La Toba

Fecha: 24/6/12
Tipo de ruta: Circular
Lugar de inicio: Sinarcas, La Plana Utiel-Requena, Valencia
Hora de inicio: 7 h 23 min
Duración: 4 h 52 min
Distancia: 16.32 Km
Dificultad: Media
Altura mínima: 731 m
Altura máxima: 918 m
Calificación (1-10): 7
Recorrido: CTR. Las Viñuelas – Mirador Vallejo Abú – Paraje Las Hoyuelas – Los Yesares – La Toba – Los Yesares – Área recreativa el Regajo – Piedra y Fuente de San Marcos – Peña de las Grajas – Ermita San Marcos – Mirador Vallejo Abú – Ermita San Roque – CRT. Las Viñuelas.



Como llegar:
Salimos de Algemesí con dirección a Alginet, por la CV-525, justo antes de entrar en esta ultima población tomaremos la A-7, Autovía del Mediterráneo, con dirección a Valencia, una vez rebasado el establecimiento penitenciario de Picasent nos desviaremos por nuestra derecha por la circunvalación con dirección Madrid-Barcelona, continuando por la A-7, poco después nos desviaremos por la A-3, Autovía del Este, con dirección a Madrid, seguiremos por la A-3 y pasaremos las poblaciones de Cheste, Chiva, y Siete Aguas, para al llegar a la altura de la población de Requena y desde aquí nos dirigiremos a Utiel. Antes de entrar en esta población nosotros tomaremos la salida nº 278 y nos desviaremos a nuestra derecha por la N-330, y esta carretera nos llevará, sin abandonarla a Sinarcas. Nos dirigiremos al Centro de Turismo Rural Las Viñuelas, situado en el Camino de Lobos-Lobos, antes de salir de la población a nuestra derecha, pasando por delante de Cooperativa Vinicola.

Descripción de la ruta:
Esta semana la ruta transcurre por las cercanías de Sinarcas.
Iniciamos esta ruta desde el Centro de Turismo Rural Las Viñuelas, partimos dejando el centro a nuestra izquierda siguiendo las indicaciones del poste que encontraremos junto al mismo centro. Veremos bastantes señales pintadas, y postes indicativos que nos facilitaran el seguimiento de la ruta. Pasaremos junto algunos corrales y llegaremos al cruce con una pista, seguiremos por nuestra derecha, dejando a nuestra izquierda la Ermita de San Roque, que visitaremos al regreso.
Seguimos caminando y llegaremos a Vallejo Abú en medio de la planicie, rodeados de viñas y cereales, se nos abre una amplia panorámica con Sinarcas, Relamina, el Collado de las Fieras, la Mazmorra, Pico Ranera, Peña Roya, Pie Mulo, Picarcho y a lo lejos la Sierra de Javalambre. Encontraremos una bifurcación en la que continuaremos por nuestra izquierda, llegaremos hasta un camino asfaltado donde nos desviaremos por nuestra derecha, después de unos metros encontraremos una nueva bifurcación en la que continuaremos por nuestra izquierda siguiendo las indicaciones del poste que allí encontraremos, poco después termina el camino asfaltado y en una nueva bifurcación continuaremos por la izquierda y dejamos el camino a la ermita de San Marcos a nuestra derecha dirigiéndonos por pista forestal hacia Las Hoyuelas, encontraremos una nueva bifurcación continuando por nuestra izquierda siguiendo las indicaciones hacia los Yesares y la Toba. Comenzamos un camino en descenso acompañados de algunos pequeños pequeños huertos, llegaremos a la reserva de fauna silvestre de Las Hoyuelas, donde disfrutaremos de la microrreserva de flora con sus lirios azules, la estepa blanca y muchas más flores regalándonos sus colores y aromas. Pasaremos junto a un deposito de agua contra incendios, lo dejaremos a nuestra derecha y seguiremos las señales blancas y amarillas que veremos. Enseguida encontramos una bifurcación en donde continuamos por nuestra izquierda, en descenso y pronto la pista se convierte en senda.
Continuamos caminando hacia Los Yesares, para llegar aquí, desde las Hoyuelas, seguimos la pista que nos lleva al Barranco del Regajo y continuamos durante unos metros remontando su cauce por su orilla derecha, llegamos a los Yesares paisaje de gran colorido y espectaculares formas.
Desde este punto de Los Yesares cruzamos el arroyo y lo remontamos durante unos metros mas,continuando ahora por la orilla opuesta para cruzarlo de nuevo, cuando veamos una chopera en la otra orilla, y nada mas pasar por un tramo de senda algo dificultoso por la maleza, y ya habremos llegado a La Toba, donde podremos descansar a la sombra de la cúpula de chopos y recónditos lugares para descubrir y disfrutar del agua y sus paisajes.
La Toba

Volvemos por el mismo camino hasta el lugar donde veremos un poste a nuestra izquierda hemos llegado al Regajo. En este punto, cruzaremos al margen izquierdo del barranco que nos mostrará sus bosques de ribera y paredes escarpadas.
Continuaremos caminando junto a su cauce por el margen izquierdo siguiendo la senda paralela al río y, a unos 450 metros, volvemos a cruzar el río por una piedras y ayudados por un tronco, llegamos junto a unos campos en cultivo ascendiendo un poco para seguir una pista por nuestra izquierda y enseguida nos desviaremos por nuestra izquierda por una senda veremos una indicación al Puente del Regajo, caminaremos paralelos al barranco, ahora por su margen derecho hasta llegar al puente que, si lo cruzamos, nos llevará al Área Recreativa del Regajo. Excelente lugar para realizar un descanso o pasar un día de acompañado por el murmullo de las aguas y los contraluces del sol al atardecer.
Nosotros no cruzamos el puente, seguimos la senda por nuestra derecha llegaremos frente a una casita pintada de verde y continuaremos por nuestra derecha, atravesando huertas y campos hasta la pista forestal, continuaremos por nuestra izquierda y de aquí llegaremos a la Piedra de San Marcos de la cual brota una una fuente refrescante. Seguimos las indicaciones a San Marcos por el Mirador.
Fuente San Marcos

Caminamos unos metros por la pista hasta una curva donde tomaremos la senda por nuestra izquierda para llegar hasta el mirador, donde contemplaremos los extensos bosques que forman el Valle del Regajo, y el Picarcho.
Volvemos hasta la senda que llevábamos, continuando recto sin descender y enseguida nos desviaremos por nuestra derecha hasta llegar a la Ermita de San Marcos. Situada en un paraje de pinares, desde sus proximidades se divisa un farallón rocoso, conocido en la comarca como 'Piedra de San Marcos'. Ha sido restaurada recientemente y se halla en perfecto estado, pero ha perdido prácticamente todos sus elementos originales de templo barroco, convirtiéndose en algo más parecido a un refugio de montaña. Con todo, su entorno, que se ha acondicionado con bancos, paelleros, fuentes, etc., resulta muy agradable y su visita sigue mereciendo la pena.
Construida a base de gruesos mampuestos, es un sencillo edificio con techado desigual a dos aguas. La única decoración de su fachada es una cruz de forja sobre la puerta adintelada y retranqueada. La espadaña con su campana queda embebida en una prolongación lateral del tejado.
El interior es rectangular, con poyo de obra corrido en los muros laterales y fondo. El techo es de barraca, sujetado por vigas, y en su centro queda cortado por un arco apuntado que se sostiene sobre dos gruesos pilares. El altar es de obra, con retablo neoclásico de escayola adornado por pirámides en los extremos de su frontón. Su nicho alberga la imagen de San Marcos, pequeña y policromada, de factura moderna.
Ermita San Marcos

Saldremos por el camino frente a la ermita, atravesando los campos de cereales y viñedos en donde ahora sí tenemos que sufrir al astro sol sobre nosotros, hasta el cruce con el camino de ida en donde solo tendremos que desandar el camino que hemos seguido al principio del recorrido hasta llegar a unos corrales en donde continuamos recto para visitar la Ermita de San Roque, que es una pequeña ermita construida a base de mampostería, con tejado a dos aguas. La fachada es sencilla y sin adorno alguno, rematada en cornisa recta con espadaña metálica con cruz y campana. La puerta es adintelada, de dos hojas de madera; sobre ella hay un tímpano con reja de forja y a ambos lados, poyos adosados de piedra. Su aspecto actual es fruto de una intervención reciente, pues originalmente su cornisa era barroca, y la espadaña de fábrica de obra con tres huecos.
El interior es rectangular, con techo de plafón; un poyo de obra queda adosado a las paredes. El altar está elevado sobre dos escalones y en la hornacina del testero, flanqueada por dos óculos, se halla la imagen del titular, de factura moderna.
Existe una tradición que cuenta que las muchachas del pueblo se escondían en la techumbre de la ermita huyendo de los soldados franceses invasores durante la Guerra de la Independencia. Regresamos hasta el cruce que por nuestra derecha nos llevará de regreso hasta la población de Sinarcas.
Gracias por la descripción de la ruta a www.senderosrequenautiel.com
Hasta pronto.


  

2 comentarios:

  1. ¡Hola Pepelik! Parece interesante la ruta. En sinarcas sólo he estado de paso para rutas situadas más al interior o al Rincón de Ademuz. será cuestión de visitar la zona.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Emilio, esta ruta es bastante llana, pero podremos disfrutar durante gran parte del recorrido de la compañía del sonido del agua al caminar junto al Barranco del Regajo, y de la buena sombra que nos proporcionará la vegetación de ribera. Solo tiene el pero del tramo inicial y final pues se hace a campo abierto, y a la ida en las primeras horas de la mañana todavía es soportable, pero a la vuelta con el astro rey en todo lo alto, se hace un poco pesado. Pero “no hay mal que por bien no venga”, así que después nos recuperamos con un par de cervezas bien frescas y no pasa nada.

    ResponderEliminar